Valoración del bosque de tierra alta de la comunidad de San Jorge-Coroico (BTA)

Isidro Callizaya Mamani

Resumen


Los recursos naturales en la actualidad pueden ser valorados de diversas formas, para satisfacer a preguntas como: Qué se quiere, qué se tiene para trabajar y cómo se puede utilizar mejor lo que se tiene para lograr aquello que se quiere? Cuáles son los objetivos y cómo se puede movilizar con más eficacia los recursos para alcanzar dichos objetivos? A qué ritmo debe continuar la alteración irreversible del ambiente? En qué condiciones deben intercambiar las generaciones actuales los bienes y servicios materiales por las condiciones ambientales y viceversa? Qué restricciones deben aceptar voluntariamente las generaciones presentes, para beneficio de las futuras? Están conscientes del valor que tiene los recursos naturales? Todas las preguntas, grandes y pequeñas, generales y profundas o limitadas y localizadas, caen dentro de la importancia que tienen nuestros recursos naturales. La pregunta de impacto es el valor de los recursos naturales, que puede estar expresada en dos términos. Antes de ello, empecemos con otra pregunta ¿Qué da valor a los recursos naturales? La respuesta, no es tan sencillo, las posibilidades señaladas por muchos investigadores lo demuestran: a) Aldo Leopold, señala que la naturaleza tiene un valor intrínseco, inherente, y posee por lo tanto derechos morales y naturales; es más podría extenderse, y afirmarse que la vida humana tiene valor, en tanto en cuanto contribuye a la integralidad, estabilidad y belleza de la biocenosis biótica y b) en el otro extremo encontramos la hipótesis antropocéntrica, donde señalan que: quien confiere valor a las cosas es la relación con el ser humano, es decir, el hombre es quien sí solo si puede dar valor a los recursos naturales. Personalmente, me inclino por la segunda hipótesis, aunque con algunas matizaciones. La naturaleza en su ambiente expone muchos instrumentos para las generaciones futuras: tales como el valor de uso, de opción y de existencia. Aunque está propuesta no es de agrado de otros investigadores como Swaney y Olson (1992) y Pearce y Turner (1995). Ahora bien, el ejemplo que consideramos a continuación, si bien no expresa un valor económico, se evalúa mediante los sistemas de Valoración del Hábitat sustentado en la propuesta de más de 100 investigadores de los Estados Unidos. Donde se consideran las interrelaciones que tienen los componentes Bióticos y Abióticos. Esta valoración puede ser completo, si utilizamos los métodos de la economía ambiental, tales como, el Método de Valoración Contingente (MVC) y el método costo de viaje (MCV). La valoración debe realizarse tomando en cuenta la importancia: económica, social, medicinal, interrelaciones, etc. de la especie.


Palabras clave


Bosque; valoración; tierras altas; Coroico;

Texto completo:

PDF

Referencias


Azqueta, D. (1997). Gestión y valoración de proyectos de recursos naturales. España.

Callizaya, I. (1997). Valoración económica de los procesos de salinización de suelos en el Cantón Unupata. Bolivia.

C.D.C. BOLIVIA (2007). Las regiones ecologicas de bolivia. Impreso Artes Gráficas "Sagitario". La Paz á Bolivia.

Chesney, L. (1997). Lecciones sobre el desarrollo sustentable. Venezuela.

FAO (2016). Gestión ambiental y el desarrollo. Roma, Italia. Organización de los Estados Americanos (2009). Economía ambiental,

Monge, J. (1995). Sustainable development: the view from the less industrialized countries. Londres.

Munasinghe, M. (1998). Aspectos ambientales y decisiones económicas en los países en desarrollo.

Randall, A. (1997). Economía de los recursos naturales y política ambiental. Estados Unidos.


Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.